lunes, 23 de mayo de 2011

" YA LO CONOZCO LA CAPITAL: SI EL ABOGADO O EL TEMA VIENE DE LIMA ES MEJOR"


Por: Renato Villa Padilla
Hoy en día, en la enseñanza del derecho, asistimos a un curioso fenómeno.
Cada vez, y con nombres mas rutilantes, se imparten a los alumnos una serie de asignaturas, que no hacen sino, confundir al educando.
Así nombre tan barrocos como "negociación multidimensional", o "derecho penal privativo", son puestos como lo último, es decir el non plus ultra del conocimiento jurídico.

Se está perdiendo de vista, que en la simplicidad está la profundidad, en la claridad del discurso se asegura un buen aprendizaje; lo contrario no es sino la fagocitante costumbre de creer que en la ciudad capital (pues de allí vienen esos flujogramas de estudios tan por decir lo menos, curiosos) se encuentra el alfa y omega de todo lo que es derecho.

Así constantemente se pasean por todo el Perú ciertos (pues como todo en la vida hay honrosas excepciones) abogados limeños (o educados en sus universidades) "expertos", en por ejemplo el "nuevo código procesal penal"(colocamos las frases entre comillas, pues dicho instrumento entró en vigencia en La Libertad hace 4 años), o en la nueva ley procesal del trabajo, cuando curiosamente nunca en su vida dichos profesionales han visto un caso tramitado a la luz de esos dos órdenes procesales (o si los han visto, ello ha sido la excepción y no la regla), por la sencilla razón que en su distrito judicial, ellos aún no han entrado en vigencia.

Asistimos pues, a una degradación de la cultura jurídica en provincias, y en especial en Trujillo, ciudad que siempre le disputó a Lima el liderazgo jurídico nacional (sobretodo en derecho laboral y derecho penal), y pensamos que si viene de Lima es "mejor".

Lo dicho con anterioridad es bastante alarmante, en la medida que con el actual modelo de enseñanza jurídica es imposible sobrepasar a las universidades de Lima, pues entedemos mal lo que es enseñar en base a casos (esto ya ha sido dicho por Pérez Lledó; asimismo ver el libro de Vásquez Kunze y Castillo Freire sobre la enseñanza jurídica en el Perú).

La verdadera forma de enseñar en base a casos es el famosísimo "case method" (o método del caso), anglosajón, que no es otra cosa que la enseñanza en base a casos selecionados, y analizados en un "brief" (o resumen) por parte de los alumnos, luego de lo cual y ante una serie de preguntas exigentes por parte del docente para extraer de allí las enseñanzas o principios del mismo, éstos últimos se aplicarán en problemas prácticos del día a día; pues dejar una jurisprudencia y decir "hay que analizarla" es sólo una parte del "case method", cuya aplicación plena es mucho mas compleja de lo que se piensa.

Digo esto, porque hace poco, pude ver en un flujograma de estudios de una universidad un nombre de curso que tenía 2 líneas y 10 palabras, cuando en realidad por el contenido de su sílabo bien pudo llamarse MARCS (medios alternativos de resolución de conflictos).


Todavía recuerdo hace unos años cuando leí un artículo de Juan Lohmann en donde criticaba la falta de respeto que los abogados (sobre todo lo que trabajan en estudios corporativos) tienen hace el idioma en general y hacia el derecho en particular; así el criticaba que ciertos abogados dijeran "pásame la data" en vez de decir "pásame la información", hay que "hacer un break", cuando se puede decir hay que "hacer un descanso", todas las mañanas hago "footing", en vez de decir salgo a "trotar" todas las mañanas, etc. Esto es exactamente lo que nos está sucediendo con esos nombres que traemos de Lima, y que en realidad no son sino una nueva forma de decir las cosas, pues en el derecho no hay mucho que inventar desde hace casi 200 años.
Para finalizar este pequeño comentario, felicito a los docentes que pese a las limitaciones siempre tratan de ser creativos e imaginativos en sus cursos, pues ellos serán los que inicien este movimiento de reivindicación del abogado educado en provincias en general, y el educado en la libertad en particular, y decir que se puede ser tan bueno o incluso mejor que muchos abogados y/o abogadas limeñas, que y por ejemplo perteneciendo a estudios importantes y en un debate técnico de propuestas presidenciales no se les ocurrió mejor idea que frente al país leer un documento sobre un tema tan importante como derechos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada